domingo, 18 de octubre de 2009

BUENAS NOCHES JUAN III


Esta el agua como el pecho de una rana.
Inés: Como se nota que tu no haces la colada, por las mañanas, si que está fría, anda “poeta”; (haciendo alarde de la mejor retranca trianera) a ver que poema le sacas a estas patatas aliñadas.
En la mesa aguardaba una fuente con dicha vianda, y a Juan se le hizo la boca agua, y para guasa la de Juan.
Juan: Iba yo por el desierto
Y me encontré una fuente
“que suerte”
porque estaba hambriento
Inés: ¿Será sediento? ¿ no?
- La fuente era de “papas aliñas”
- “Vamos allá” no se como me atrevo.
- Hija, si es que te metes en la boca del lobo. Ven anda ven que quiero escuchar a mi machote.
- Muy seguro estas de que va a ser un varón.
- Varón o varonesa, ¿como está?
- Hay anda dando patadas, tiene a quien salir.
- Si es niña le pondremos Esperanza y al niño Rosario
- Si hijo tú al niño no le pongas Juan sino Rosario, que te gusta una imagen
- “Po” claro son nombres de la “mare” de Dios, habrá algo mas bonito
- Di que si hijo, di que si.
La noche transcurrió con normalidad, eso si con la tranquilidad de haber pasado ya un día que resulto ser lo mas parecido a una pesadilla.
Corrían los años 70, década de pantalones vaqueros acampanados, jerséis ajustados como si le quedaran pequeños al personal, justo la indumentaria que acostumbraba usar el “dandi” de Juan, contrastaba esta modernidad con el toque pintoresco de la boina a lo Picasso, estilo propio, que el decía.
De nuevo en el tejar unas semanas después, cuando estaba desempeñando la labor de pintar la cerámica artística entre otras muchas que hacia, aparece de paisano Salvador que entra en el taller sin que se percate Juan
- Salvador: Caramba Juan eres completito, que manejo de pincel, lo digo sin guasa, que habilidad tienes en esas manos, un artista de los pies a la cabeza.
- Juan: Pues por que no me has visto pelar gambas, (sonríen) Salvador cuanto me alegro de verte, (estrechan sus manos) vienes a “mu guena” hora
porque ya mismo doy de manos, ¿a que se debe tanto bueno?
- Tenemos unos chatos pendientes, por cierto, ¿ hay algo que no sepas hacer? Porque ese Cachorro es perfecto. ( Lo esta pintando en un jarrón)
- Como vez y como dice mi mujer es posible que sea completito, pero para contestar a tu pregunta, hay algo que no se hacer,
- Cuenta, cuenta.
- No te lo tomes a mal, no se llevar un sueldo digno a mi casa.
- Vamos allá, ya te salio la vena “izquierdoza”, ¿donde va a ser el pelotazo?
- Mira tengo que recoger un jarabe.
- ¿Donde tienes que recogerlo?
- En la ferretería Lázaro
- ¿Si, hombre?
- “Po”, ¿donde va a ser?, en el laboratorio ay pasando el puente del muro.
-Entonces la primera cae en el Casimiro.
- Venga, una rapidita, que hablando de Lázaro, he recordado que tengo que llegarme a comprar avios para reparar “el tejao”.
- ¿Y en Lázaro vas a comprar tejas?
- No hombre, no, “el tejao” es de Uralita, las tejas las hubiese cojido de aquí, no voy a ir a la vendimia y me voy a llevar uvas de postre.
- No sé, no sé, ya no sé cuando me hablas de broma.
- Te explico, cuando llueve racheado, se levantan las placas y se cuelan algunas gotillas, quiero ponerle unos tornillos, lo que pasa que me acuerdo de arreglarlo cuando llueve, ya sabes nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena, pero de esta semana no pasa, se lo he prometido a Inés, mi esposa.
- Entonces nos la tomamos rapidita y te acompaño, que yo soy un manazas y me vendrá bien enterarme de esos temas de bricolaje.
- Esto tiene pinta de enredo gordo.
- Para la cena estamos en casa.
Suena la sirena de Hispano Aviación, burgo el pito la hispano, referencia horaria de Triana­
- Ay me gustaría estar trabajando, que me han dicho que se gana bien.
- ¿Tu quieres entrar en La Hispano?
- Seria genial.
- “Po” sáltate la tapia.
- Me lo tenia merecido.
Rompen en carcajadas, y salen del tejar, después de pasar por el laboratorio y ante dos chatos de Morales en la barra del Casimiro, comenta Salvador
- Déjame lo de la Hispano que tengo algunos amiguetes de la hermandad que nos pueden echar una mano.
- Venga, venga, haz lo que puedas.
- Se hará, ya iras conociendo a estos señores.
- Por cierto, ¿que hermandad?
- San Gonzalo.
- Como me gustaría sacar a la virgen de la Salud.
- Ho, que fácil me lo estas poniendo
- Y, ¿eso?
- pues, veras, ¿recuerdas lo que te quería proponer?, pues de eso se trata, de sacar a mi Virgen
- ¿Los dos juntos?
- Si, tu en la pata y yo en el martillo.
- ¿Tu crees que me puedo negar?
- Hombre, yo te lo he pedido como amigo sin querer imponer ninguna autoridad.
- Salva, no me mal interpretes, que no van por ahí los tiros, quiero decir, que quien se puede negar a llevar a la “mare” de Dios, y mas con ese nombre, Salud, que “tos” la queremos, “pa” nosotros y “pa” los nuestros. Además, no creo que me lo hubieses propuesto como una condena o algo así, porque un palio no es una galera, y sarna con gusto no pica.
- Que repaso me acabas de dar.
- “Por si las moscas”, ¿cambiamos de tercio?
- Como quieras, ya retomaremos el tema mas adelante
- Salva, estamos condenados al entendimiento, pero con el tiempo macho, que de momento no damos ni una, me refería a si cambiamos de vino que el Morales pega como “toa sus mulas”
- Ni tu eres torero, ni has hecho la mili en el tercio de Ronda, ni un mojón “pa” ti.
- Casi, pon unos pulpos y dos ribeiros.
- “Jo” con el rojo, que paladar.
- A la primera invito yo.
- Y yo a esta ¿no?
- La clase pudiente es la clase pudiente.
- Bueno, ¿que?, te decides o no
- A sus ordenes mi comandante, ¿o me puedo negar?
- Imposible, porque es el único día que no sacas ninguna.
- Ole, ya nos vamos entendiendo.
- En el zanco derecho, y desde la salida.
- En el derecho o en el izquierdo me da igual, ¿o tú me lo dices con guasa?
- No, hombre, no, es que la primera vuelta es a la derecha y estoy impaciente por ver como la das.
- Se ara lo que se pueda. Bueno nos tomamos la espuela y seguimos.
- Venga ¿esta a quien le toca?
- La pagamos a escote.
- Casi, ponme un ribeiro y a Juan un Morales, que es lo que pide cuando le toca pagar. Es broma ¿que tomas esta vez?
- Ribeiro, ribeiro, y pulpo ¿no?, que “pa” comer hay que beber.
- A comer a casa.
- “Po” venga esta rapidita que tengo tres metros de tripas sin estrenar.
CONTINUARA

3 comentarios:

Miguel Angel dijo...

Vaya tela lo que escondias miarma....
Me encanta tu novela primo, un beso.
M.A.O.

Nandy dijo...

Ya es hora de la cuarta parte no??? Vega que me esta enganchando a mi esta historia. un abrazo Romu

Miguel Angel dijo...

Sigueeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee.